¿Cómo ahorrar gasolina?

Cada vez que llenamos el deposito de nuestro coche, furgoneta o camión, nuestros bolsillos se resienten. Parece no importar que el precio del barril de petroleo haya descendido a niveles de 2010 porque a la hora de repostar, el litro de gasolina y diesel sólo ha bajado unos pocos céntimos. Estas condiciones la sufren especialmente los transportistas, camioneros, y en general, todas aquellas personas cuya oficina tenga cuatro ruedas.

Para tratar de economizar recursos, desde SISLOVE os proponemos unos sencillos trucos para ahorrar gasolina. Es importante conocer el funcionamiento de nuestros vehículos para sacar el máximo número de kilómetros por depósito consumido. Por este motivo uno de los pilares básicos de un buen conductor es tratar siempre de no pisar el acelerador cuando arrancamos el motor, y utilizar la primera siempre para comenzar la marcha.

La anticipación es la palabra clave a la hora de conducir

La anticipación es la palabra clave a la hora de conducir

Una vez nos encontremos en la carretera, las variables aumentan: el estado de los neumáticos, del asfalto, los semáforos, el tráfico todo cuenta. Por eso el tipo de conducción es muy importante para realizar un consumo óptimoLa presión de las ruedas deben estar reguladas por las indicaciones específicas de cada coche. En el caso de que la presión sea menor  de la especificada el coche comenzará a gastar más carburante y lo mismo pasará si la carga del vehículo es mucha o está mal distribuida.

El motor es el músculo que pone en marcha nuestro medio de transporte y de trabajo y nuestra forma de circular tiene una influencia directa a la hora de ir antes o después a repostar. Según publica el portal de automoción “Autopista” lo ideal es “entre 2.000 y 2.500 rpm en los coches con motor de gasolina; y entre 1.500 y 2.000 rpmen los Diesel. La tercera a partir de 30 km/h, la cuarta a partir de los 40 km/h, la quinta a partir de los 50 km/h y la sexta —si la tiene— a partir de los 60 km/h

Otro de los puntos clave es no pegar acelerones ni frenazos si lo que se busca es un bajo consumo y sí un amplio rendimiento. A la hora de tomar las curvas es importante la anticipación para tratar de reducir el uso del pedal del freno ya que repercute en la quema de combustible y lo mismo ocurre con el tráfico.

Por último, la tecnología está permitiendo el ahorro de gasolina y diesel gracias a dispositivos electrónicos cuya labor es la de recopilar datos en tiempo real y almacenarlos para conocer el tipo de conducción que más conviene en cada ocasión. Es lo que se ha llamado “Gestión de eco-conducción“.

En este caso la unidad instalada detecta y entrega informes sobre esos momentos en los que son evidentes una conducción derrochadora y poco saludable  para el medioambiente. No sólo detecta los consumos de combustible, emisiones y el desgaste acelerado no sólo de los neumáticos, sino también todo lo anteriormente comentado: frenos, ejes, motor, neumáticos, etc.  Además este tipo de dispositivos analizan el comportamiento del conductor  registrando y entregando informes sobre un amplio grupo de eventos (maniobras de conducción) y/o datos sin procesar acerca de un comportamiento peligroso o agresivo del conductor.

Cómo ahorrar gasolina depende de nuestros hábitos como conductores, pero también es posible conseguir una mejor optimización de nuestros depósitos si ponemos en práctica estos consejos y acudimos a los expertos para conocer las últimas novedades sobre eco-conducción con SISLOVE.

 

Francisco Guzmán

17 de November de 2014 / Posted by admin / COMMENTS (0)